nací un buen día

Concreté 
la fecha de mi muerte con Satán. 
Le engañé 
y ahora no hay quien me pare, ya los pies. 
Razonar 
es siempre tan difícil para mí. 
Qué más da 
si al final todo me sale siempre bien, del revés.

————–

Y perdí 
la cuenta de las veces que te amé. 
Desquicié 
tu vida por ponerla junto a mí. 
Vomité 
mi alma en cada verso que te dí ¿qué te di? 
Olvidé 
me quedan tantas cosas que decir ¿qué decir? 

perdida

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: