unos instantes

 

Hoy vi pasar la vida y en la mirada de un desconocido, encontré la juventud de su corazón encerrado en un cuerpo cansado por los años… 

Creí sentir lo que su alma experimentaba, el pasar de unos años como si fueran días, trayendo consigo miles de duros caminos, de achaque típicos de la edad que ni el mismo se creía, es como si se viera rodeado de tantos cosas que las sentía fuera de lugar, con alma de niño y cuerpo de viejo, con ganas de echarse a correr pero sin poder hacerlo, preocupándose por unas enfermedades que no hacia suyas, no en ese momento en el que se sentía tan vivo. Rodeado de juventud y queriendo volver a esa época, resignado a morir, eso es lo que sentí, su resignación a la muerte, una muerte que no creía suya, algo que siempre supo que llegaría y que aunque poco a poco se acercase el día, se resignaba a creerlo.

 Lo miré y me sentí así con sus años, resignada a lo que tiene que llegar, como si ese no fuera mi sitio. Siempre pense que ese era un miedo de jóvenes, que cuando alcanzas una edad ya asumes que la muerte es parte de la vida, pero en sus ojos vi que el tampoco se lo había acabado de creer…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: